- National Wind Watch: Wind Energy Action Alerts - https://www.wind-watch.org/alerts -

JCA encamina DIA-Final del proyecto Windmar a pesar de graves irregularidades

Guayanilla, PR – La Administración de Asuntos de Energía anunció el 27 de junio de 2008 mediante aviso público que la Junta de Calidad Ambiental (JCA) emitió ese día una Resolución Final para aprobar la Declaración de Impacto Ambiental Final (DIA-F) del proyecto industrial de molinos de viento propuesto por la empresa Windmar, en terrenos colindantes con la Reserva de la Biósfera de Guánica y el Estuario de la Bahía de Guayanilla. En dicha resolución, la JCA otorga 20 días para incoar mociones de reconsideración ante la Junta de Gobierno de la JCA y 30 días para someter recursos de revisión judicial ante el Tribunal de Apelaciones.

Sin embargo, una reciente investigación ha confirmado que dicho proyecto no ha sido radicado ante el Consejo para la Protección del Patrimonio Arqueológico Terrestre de Puerto Rico. Tampoco existe ninguna autorización o endoso por parte de esa agencia. Esta irregularidad es significativa ya que el endoso del Consejo es requisito para que una DIA-F pueda proceder al proceso final de aprobación.

Se encontró además que el proponente de dicho proyecto aún no ha sometido al Consejo los estudios de impactos arqueológicos requeridos por dicha agencia. Esto le fue requerido a Windmar luego de que arqueólogos del Instituto de Cultura Puertorriqueña encontraron en el 2006 que esa empresa impactó varios yacimientos arqueológicos registrados como recursos culturales, sin los debidos permisos, durante la construcción de caminos nuevos. Al menos dos áreas de concheros precolombinos fueron raspadas por la maquinaria en Punta Verraco. En la colina de Punta Ventanas resultó impactado el sistema de cuevas de las Madamas.

Estas nuevas irregularidades se suman a otras recopiladas por el Departamento de Recursos Naturales (DRNA) y de la propia JCA, según informes redactados a partir del 2004. Los informes confirman que por varios años y sin el conocimiento de las agencias, Windmar ocasionó la destrucción de miles de árboles, así como de hábitat crítico esencial para varias especies en peligro de extinción e impactos a otros recursos únicos e irremplazables. En el 2006, el Cuerpo de Vigilantes intervino otra vez con Windmar, por haber ocasionado destrucción de patrimonio natural y arqueológico al construir nuevos caminos valiéndose de un controvertible permiso del DRNA para limpieza de caminos. Este permiso fue otorgado pese a la oposición de la Secretaria Auxiliar de Permisos del DRNA, tras haber evaluado la solicitud.

El DRNA y el Instituto de Cultura aún no han enviado los resultados de las investigaciones a la JCA y demás agencias a cargo de la evaluación y otorgación de permisos. Esto ha dado paso para que la JCA y agencias como la Junta de Planificación, lleguen a conclusiones erradas, al no poder tomar en consideración la totalidad y magnitud de los impactos.

El permiso otorgado por el Fish and Wildlife Service (FWS) en el 2007 para permitirle a Windmar la toma incidental (muerte o daño no intencional) de especies en peligro de extinción se debió a que el FWS desconocía de la existencia de estos informes, por su falta de voluntad para investigar el asunto de manera imparcial y responsable.

###

Lunes, 14 de julio de 2008

Contacto:
José Saéz Cintrón, Portavoz – Coalición Pro Bosque Seco Ventanas Verraco
787 601-3175, jsaezcintron@yahoo.com
www.coalicionventanasverraco.org